3 may. 2009


lunes 11 de mayo a las 19 horas marcha por la liberacion de los 5 presos cubanos en ee.uu. Desde la explanada municipal a Pza. Libertad.

EL CASO DE LOS CINCO

Los que critican la política de los Estados Unidos ahora señalan que el caso de los Cinco es un ejemplo de la doble moral estadounidense: los terroristas libres en Miami, y los que fueron allá para proteger a Cuba de los terroristas, presos.

Los Cinco cubanos son parte de un equipo de agentes que Cuba envió a Miami para acumular evidencia contra los grupos y personas que dirigían una campaña de terror contra la Isla: una cruzada terrorista que ha cobrado más de 3 000 vidas. El equipo infiltró a los grupos terroristas cubano-americanos, y Cuba le entregó al FBI la evidencia que ellos habían acumulado, incluyendo los nombres, apellidos y direcciones de los terroristas. Cuba pensaba que el FBI arrestaría a los terroristas, pero el FBI utilizó la evidencia que Cuba le proporcionó para arrestar a los Cinco en 1998. El 8 de junio de 2001, fueron condenados y sentenciados colectivamente a cuatro cadenas perpetuas más 75 años.

El caso ahora está pendiente ante el Tribunal Supremo de Justicia, y este año decide si el tribunal de primera instancia violó los derechos constitucionales de los Cinco, cuando se rehusó a cambiar la sede del juicio. El litigio ocurrió en un Miami consumido por la hostilidad y los prejuicios contra Cuba. Diez premios Nobel han sometido argumentos legales en forma de amicus curiae (“amigos de la corte”), pidiéndole a la Corte Suprema que revise el caso y que ordene el cambio de sede. Juntos a los premios Nobel, cientos de diputados del mundo, incluyendo dos ex presidentes, más tres vice-presidentes del Parlamento Europeo y numerosos bufetes de abogados y organizaciones de derechos humanos se suman al pedido ante el Tribunal Supremo.

La Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas señaló que “un ambiente de prejuicios en Miami dominó el juicio”, y el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias concluyó que “a partir de los hechos y circunstancias en que se celebró el juicio y de la naturaleza de los cargos y de las severas sentencias dadas a los acusados se infiere que el juicio no tuvo lugar en el clima de objetividad e imparcialidad que se necesita para concluir que cumple con las normas de un juicio justo”. 7

Sin embargo, aunque los Cinco ganen el caso ante la Corte Suprema, no lograrían su libertad en el próximo futuro. Su victoria representaría simplemente el comienzo nuevamente del juicio en una sede fuera de Miami. Una solución mucho más elegante y expedita a su prolongada detención sería una orden ejecutiva de clemencia del Presidente Obama que permitiría su regreso inmediato a Cuba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario