14 abr. 2010

URUGUAY: OTRA VEZ LA IMPUNIDAD ENTRÓ EN LA "ZAFRA ELECTORAL" DEL FA.

En estos días los medios más reaccionarios de la derecha uruguaya,
nuevamente están realizando una amplia campaña de respaldo a las recientes
iniciativas presidenciales, sobre el intento de dejar libres a los militares
violadores de los derechos humanos que sean mayores de 70 años.
Ello sin duda que es un elemento que contradice abiertamente,
la posición de verdad y justicia largamente sostenida por quiénes hoy
están en el gobierno nacional o lo representan en el parlamento.
Ya es sabido lo que surgió de las últimas elecciones nacionales donde los
votos del FA no aportaron totalmente a la campaña por la papeleta rosada,
como se proclamó electoralmente, lo que ha puesto nuevamente el tema sobre
la mesa pues el presidente Mujica ha asumido el compromiso de darle nuevas
señales a los altos oficiales de las Fuerzas Armadas a los efectos “restañar las heridas”
de enfrentamientos pasados.
Nuevamente políticos, parlamentarios, altos oficiales, de todos los partidos,
juristas y politólogos generan opinión en un tema que no será fácil para el
oficialismo restañar, cuando se ha juntado votos hablando del impresionante
pasado de los dirigentes de la otrora izquierda tradicional.
Hoy nuevamente, que el gobierno se ha instalado, estamos a pocos días de un nuevo
primero de Mayo, hoy es un nuevo 14 de Abril, y las elecciones municipales del 9 de mayo
son otro elemento de rastrillo electoral para el oficialismo y de sensibilidad de la población.
Por ello es que nuevamente el partido de gobierno se agita en las reuniones,
para expresar cierta preocupación en el tema, aunque ya los acuerdos avanzan
a una velocidad superlativa y es muy difícil ya para el oficialismo superarla campaña
realizada el año pasado con sus visos de puesta en escena para darle punto final al tema.
En realidad Mujica y Astori en el tema han sido coherentes y han pretendido resolver
lo que han dicho las urnas, y que buena parte de los dirigentes del FA trabajaron
para que se perdiera el plebiscito. El escándalo y algunos murmullos parlamentarios
no salen del tradicional negocio electoral que reditúan los derechos humanos.
Lo que sí es claro por los propios alcances que el tema tiene, es que la impunidad tiene un enorme alcance político cualquiera sea la resolución que se tome.
Es notorio que la derecha más cavernaria está encantada con la iniciativa presidencial,
sobre todo por el “humanismo” que contiene.
En los tiempos que corren, es cierto, que un nuevo tipo de oportunismo,
con raíz antigua ha llevado a todo nivel las posiciones de la vieja izquierda a
amoldarse cada vez más a la ideología de las clases dominantes.
Este oportunismo está en el gobierno y controla parte importante del estado,
mantiene las viejas relaciones de producción, y perpetua las más arcaicas formas
de propiedad privada con siglos de existencia.
El prosecretario de la presidencia el Dr. Diego Cánepa, ha afirmado en estos días
que el actual Código Penal tiene características medievales, y que merece ser
reformado, es bueno que hayan llegado a una conclusión de este tipo, en una tan
alta investidura de estado.
Aunque, seria bueno recordar que también el gran latifundio proviene del medioevo
o de la sociedad feudal, y este gobierno lo que ha hecho al igual que el anterior es
seguir transfiriendo cientos de miles de hectáreas para las compañías extranjeras
y sus testaferros locales. Y que nosotros sepamos no existe la más mínima intención
de tocar la tierra improductiva del país, o de siquiera realizar el más leve intento
reformista.
Con la impunidad sucede más o menos lo mismo, no se puede estar con la política del
gobierno y tener una política consecuente en materia de derechos humanos.
Editorial La Juventud

No hay comentarios:

Publicar un comentario