21 sept. 2009

GOBIERNO DEFENDIÓ A BOTNIA PRESENTANDO COMO ARGUMENTO UN INFORME ELABORADO POR EL BM


URUGUAY COMENZÓ este lunes la exposición de sus argumentos
ante la Corte Internacional de Justicia acerca del litigio medioambiental
que mantiene con Argentina sobre la planta de Botnia.
La semana pasada, Argentina acusó a Uruguay de contaminar
el aire y el agua del cauce fronterizo, lo que fue negado por la delegación uruguaya.
“La fábrica no supone un riesgo para la ecología o el ecosistema del río”, aseguró
el profesor Alan Boyle, abogado de la parte uruguaya, que presentó como
argumento un informe independiente preparado por la Corporación Financiera
Internacional del Banco Mundial.
Mientras que por un lado, Uruguay aseguró que las aguas del río no se han visto
afectadas por la fábrica, por otro, Boyle puso en duda la jurisdicción de la
Corte Internacional en materia de polución del aire.
“La contaminación del aire está fuera de la jurisdicción de la Corte porque el
Estatuto del río Uruguay no contempla provisiones”, apuntó el profesor.
Por este motivo, la delegación uruguaya argumentó que este punto de la denuncia presentada
por Argentina ante La Haya no debería ser tenido en cuenta por la Corte.
Argentina acusó a su vecino de haber violado el Tratado del Río Uruguay
de 1975 que rige el uso de las aguas binacionales al no haber consultado al gobierno
argentino antes de la instalación de la factoría.
Según los abogados argentinos, la planta vierte residuos
contaminantes en el río que, apuntaron, el mes de febrero pasado produjeron
una invasión de algas.
Susana Ruiz Cerutti, jefa de la representación argentina ante la Corte Internacional,
aseguró la semana pasada que la planta de Botnia es
“una mala fábrica en un mal lugar”.
“Es la planta correcta en el lugar adecuado, en un río que es más que capaz de
soportar este tipo de desarrollos económicos”, dijo Boyle.
Al abrir cuatro días de audiencias en que Uruguay está llamado a rebatir las
acusaciones expuestas la semana pasada por Argentina, Carlos Gianelli, jefe
de la delegación uruguaya aseguró que su comitiva presentará informes
independientes que revelan muy claramente que la planta cumple a rajatabla
las reglas internacionales y locales de medio ambiente. Dijo además
que Montevideo concede una gran importancia al estatuto, que no ha violado
desde ningún punto de vista, afirmó Gianelli, asegurando además que su país
ha provisto una cantidad impresionante de información medioambiental
y sobre la fábrica a Argentina.
El embajador prometió una respuesta integral a las tentativas argentinas
de hacer creer que la planta no habría obtenido la autorización para
ser construida en un país desarrollado.
Concretamente, a la acusación de Argentina de que
Botnia ha provocado la aparición de algas tóxicas en el río, Gianelli replicó que su
proliferación no se debe a la fábrica, sino a un fenómeno corriente
durante el verano. En cuanto a la denunciada de presencia
de dioxinas -sustancias químicas nocivas-, defendió que se trata de un nivel
tan bajo que la tecnología más moderna no puede detectarla.
Argentina demandó en 2006 a Uruguay por su proyecto de construir dos fábricas
de pasta de celulosa en el río fronterizo. Actualmente,
la planta de Botnia, está en funcionamiento con una capacidad anual de
un millón de toneladas.
La segunda planta no llegó a ver la luz porque su responsable, la española Ence,
vendió su proyecto al finlandés Stora Enso y al chileno Arauca, que planean construir
una fábrica en Punta Pereira (Colonia).
Durante la primera audiencia uruguaya, en la que la delegación declinó hacer declaraciones
a la prensa, Gianelli arremetió además contra el gobierno argentino “por tolerar
abiertamente el bloqueo permanente del puente fronterizo del General San Martín”,
cortado en el verano austral de 2006 por manifestantes en protesta por la planta.
La próxima semana, ambas partes dispondrán de dos días cada una para rebatir los
alegatos de la otra, hasta el viernes 2 de octubre. El fallo del tribunal, que tiene por costumbre,
dictar sentencias conciliadoras entre las partes, no es esperado hasta entrado 2010.
En este litigio, en el hipotético caso en que se diera la razón a Argentina, los magistrados
podrían emplazar a ambos países a buscar juntos una solución. (En base a agencias)
Diario La Juventud

No hay comentarios:

Publicar un comentario