26 jun. 2009

INTENTO DE GOLPE DE ESTADO EN HONDURAS


ALREDEDOR DE las 4:00
pm, los seguidores de Zelaya
abordaron autobuses
para realizar una misión
«para garantizar los derechos
de los hondureños»,
que en principio era secreta.
Rafael Alegría, dirigente
de Vía Campesina, confirmó
a Telesur que la «misión» a
la que se refiere Zelaya consiste
en ir a la Fuerza Aérea,
acompañados del pueblo
que lo apoya, para intentar
recuperar el material electoral
que las fuerzas militares
se negaron a distribuir, y que
es necesario para realizar la
consulta electoral este domingo.
Posteriormente, el
propio Zelaya lo confirmó vía
telefónica a Telesur e indicó
que las fuerzas militares le
indicaron no tener problema
en recibirlo.
A las 4:30 pm, hora de
Venezuela, Zelaya y miles de
sus partidarios ingresaron
al aeropuerto de Toncontín
en Tegucigalpa, según mostraron
imágenes en directo
de Telesur. «Rescataremos
las urnas y evitaremos que
las incineren», indicó Luther
Castillo, dirigente de movimientos
sociales hondureños.
A las 5:20 pm, se conoció
a través de Telesur que el
material estaba siendo entregado
a Zelaya en medio de
un clima de tranquilidad, y
estaba siendo colocado en
camiones. Organizaciones
sociales lo recibirían con el fin
de distribuirlo y realizar la Encuesta
Nacional este domingo.
A las 6:00 pm, Zelaya indicó
que lograron “sacar el
material” luego de que los
militares accedieran a que
entrara al lugar acompañado
por una caravana de ciudadanos.
“Nosotros estamos llevando
urnas para que el pueblo
hable», dijo. Las oligarquías
«no quieren que el pueblo
se exprese y opine. Este
es un acto importante, porque
el pueblo vuelve a la normalidad,
ya que tiene el instrumento
para hablar que son las urnas
electorales”, señaló.
El jefe de Estado manifestó
que “todo el mundo va a
poner su carro” para distribuir
las urnas en las cabeceras
municipales a partir de las
6:00 de la mañana de este
viernes. “La consulta ciudadana
no es necesaria hacerla
con el Tribunal Electoral, porque
es para las elecciones.
La consulta ciudadana puede
hacerla cualquier encuestadora,
cualquier alcalde o la
sociedad civil organizada”,
aseveró.
Lo que se busca con la
consulta es la “opinión del
pueblo” y la encuesta “no es
vinculante”. Sin embargo, “los
grupos fácticos se han
opuesto a que el pueblo se
exprese en una forma legal,
constitucional, porque es
nuestro derecho garantizado
en las leyes del país”, sostuvo
Zelaya.
Si el pueblo apoya la colocación
de una cuarta urna en
las elecciones de noviembre,
el Ejecutivo presionará al
Congreso para que apruebe
las leyes necesarias para
realizar esta acción. De ganarse
este referendo de noviembre,
que sí será vinculante, se
llamará a Asamblea Nacional
Constituyente en 2010.
«CORTE SUPREMA
DECRETÓ QUE LOS
MILITARES SE PUEDEN
GOBERNAR SOLOS»
Zelaya, antes de partir a la
«misión», pidió a quienes lo
apoyan acudir de inmediato
a la casa presidencial, por si
se intenta alguna violación al
hilo constitucional, como se
ha estado rumorando desde
el miércoles.
Recordando las dictaduras
que existieron en el pasado,
señaló que la decisión de la
Corte Suprema intenta reintegrarles
el poder a quienes
abusaron de él en el pasado.
«La Corte Suprema de Justicia,
interfiriendo en otro poder
del Estado (...), decreta que
los militares se pueden gobernar
solos», señaló. «Nos
están haciendo retroceder a
la época de la dictadura». No
dudó en señalar al tribunal
como la «Corte Suprema de
Injusticia» recordando otras
sentencias emitidas por dicho
ente en el pasado, en contra
de los derechos del pueblo.
«¿Quisiera saber qué pasaría
en Estados Unidos si
desobedecieran una orden al
presidente de los Estados
Unidos? ¿Qué pasaría si el
presidente Barack Obama les
diera una orden y ellos la desobedecieran?
Le dio un mensaje a la oficialidad
de las Fuerzas Armadas:
«No se presten a
ese juego de la oligarquía
mediática y económica de
Honduras. Si le siguen haciendo
caso a dos periódicos
y sus dueños, si le siguen
haciendo caso a dos
ricos y sus dueños, Honduras
no va a avanzar» en las
transformaciones necesarias.
Zelaya también dudó
en que todos los militares
hondureños estén de
acuerdo en desacatar al
Presidente.
Indicó que el artículo 5 de
la Ley de Participación Ciudadana
indica que los ciudadanos
puedan convocar a
la sociedad para emitir opiniones
sobre los problemas
que los afectan. «¿Cuál es
el delito de hacer cumplir
esta ley?», se preguntó.
“EL APOYO DE NUESTROS
PUEBLOS SE MANTIENE Y
SE FORTALECE».
«Hacemos un llamado a
la comunidad internacional,
estamos alertas ante cualquier
intento del poder legislativo
de entrometerce en las
atribuciones del poder Ejecutivo,
de disminuir su autoridad
o de tratar de arrebatarla
», advirtió.
«En esta ociasión pongan
atención a lo que esta ocurriendo
en Honduras, que no
se permita nuevamente
atentar contra la voluntad del
pueblo y contra la estabilidad
de un presidente legítimamente
electo».
Zelaya envió este jueves
desde la Casa de Gobierno
un mensaje de alerta a los
presidentes del mundo frente
a lo que ha catalogado
como «una revelación en
contra del poder pueblo, del
poder civil» y ratificó que
«nadie detiene» la consulta
del domingo.
Sobre esta decisión Zelaya
declaró frente a un nutrido
grupo de movimientos
sociales que «la decisión de
la Corte no es en contra de
mi persona sino en contra
del pueblo de Honduras».
Calificó como una «Corte
Suprema de Injusticias» al
órgano que éste jueves desconoció
su decisión.
«Ahora la Corte de Justicia
que le hace justicia nada
más a los poderosos, a los
banqueros y a los ricos de
este país, declara ilegal la
participación del pueblo en
una encuesta legítima y
constitucional», dijo.
«Que verguenza esa Corte
de Justicia para los
hondureños.Hoy le reintegran
el poder para que abusen
del pueblo», agregó.
El Presidente hondureño
luchó contra un intento de
golpe de Estado civil y militar
en su país. Encabezó a
miles de sus partidarios en
una toma del aeropuerto de
Toncontín, logrando que los
militares les devolvieran las
urnas electorales y otro material
necesario para realizar
una consulta este domingo
sobre una Asamblea Constituyente,
material que iba a
ser destruido por orden del
Tribunal Electoral.
Desde el Palacio Presidencial
de Honduras y ante
miles de sus partidarios, el
presidente Manuel Zelaya
criticó la decisión de la Corte
Suprema de Justicia de
ordenar restituir en sus funciones
al Jefe del Estado
Mayor Conjunto de la Fuerza
Armada, Romeo Vásquez,
quien fue removido de su
cargo este miércoles en la
noche por desobedecer las
órdenes del presidente Manuel
Zelaya, para iniciar la
distribución del material
para la encuesta del próximo
domingo.
En Honduras se vive una
profunda crisis política, dado
que los poderes públicos -
en particular el Judicial y el
Legislativo- se oponen a la
decisión del presidente Zelaya
de convocar a una consulta
este domingo, solicitada
con las firmas de 500 mil
ciudadanos, para preguntarle
a la población si están de
acuerdo con colocar una
cuarta urna en las elecciones
generales del 29 de noviembre
-junto a las urnas
para elegir presidente, diputados
y alcaldes- para que
se decida si se convoca a
una Asamblea Constituyente
que apruebe una nueva
Carta Magna.
Dicha consulta es de carácter
no vinculante (no hay
obligación legal en cumplir
su resultado), por lo que el
presidente Zelaya acusa a
los poderes Legislativo y
Judicial de intentar evitar que
el pueblo exprese su opinión.
Estos poderes públicos,
instigados a su vez por
sectores empresariales y
los dueños de los principales
medios de comunicación
privados, aseguran que
el llamado es «ilegal»; ese
fue el mismo argumento de
Romeo Vásquez este miércoles
para negarse a obedecer
las órdenes del Presidente
hondureño.
Zelaya ha reiterado en
numerosas ocasiones que,
tras este cerco que se hace
en su contra, hay un intento
de deponerlo. En declaraciones
a Telesur, afirmó: «La
corte ha violentado totalmente
el Estado de Derecho al
quitarle facultades al Presidente
y poder asumir la comandancia
general. Han
vuelto a revivir ese monstruo
de los ochenta, de revivir la
dictadura y hacer que el Estado
Militar sea más poderoso
que el civil». Denunció
que hay un intento de desestabilización
y llamó a las
Fuerzas Armadas, como
parte del pueblo, a no prestarse
al juego de la oligarquía.

Este jueves el presidente
de Honduras,
emitiendo un discurso
rodeado de representantes
de movimientos
sociales y partidos
políticos que lo apoyan,
señaló que “nada
detiene la consulta del
domingo”, ello a pesar
de que el Tribunal
Electoral hondureño
había ordenado retener
y destruir el material
electoral necesario
para su realización. La
comunidad internacional
ha dado su apoyo
al presidente hondureño,
así lo ha hecho
saber la mayoría de
los presidentes latinoamericanos,
y organismos
internacionales.
El Presidente
uruguayo como es
costumbre mantiene
absoluto silencio.
La Juventud

No hay comentarios:

Publicar un comentario